Lugares

Villaviciosa

5 Km en coche Zona de Interes

Pumaradas y sidra, huerta y mar, Rodiles y Tazones, Románico en Amandi y Prerrománico en Valdediós, el casco histórico de Villaviciosa, surf, pesca y aves en la mayor ría de Asturias…Así es Villaviciosa, Capital Manzanera de España.

El significado de su nombre está vinculado al concepto de fertilidad, y lo cierto es que este municipio hace honor a la etimología de su denominación. Tierra fértil, regada por la mayor ría de Asturias, Villaviciosa es espacio de pumaradas, algo que celebra cada dos años a través de su Festival de la Manzana, declarado fiesta de interés turístico regional. Además es un espacio de huerta sabrosa, de ‘buenes fabes', de sidra rica y de calidad, y si de la mar se trata, en su histórico puerto de Tazones - en el que desembarcó Carlos V cuando pisó suelo español por vez primera – se degustan los mariscos y pescados mas ‘top' del Cantábrico, en un ambiente de puerto pesquero con sus casas ‘colgadas' sobre el mar que le dan un aire romántico y recóndito.

La capital del concejo, Villaviciosa, sede de una de las Semanas Santas más antiguas de Asturias, tiene un casco histórico muy agradable, donde se pueden ver palacios y casas centenarios, y donde contemplar por ejemplo, la iglesia románica de Santa María de la Oliva…porque este municipio tiene interesantes muestras de Románico, como San Juan de Amandi o Santa María de Lugás, y de Prerrománico como San Salvador de Valdediós, impresionante conjunto de iglesia y monasterio. Entre las bellezas naturales destaca la ría, donde se realiza avistamiento de aves y observación de la biodiversidad y donde además se pueden practicar todo tipo de deportes náuticos con base en el Puerto de El Puntal y donde es habitual ver entrenamientos de piragüismo, por la gran tradición y cantera que hay en la zona de esta especialidad. Un recorrido por la ría nos lleva hasta los pantalanes de la fábrica de Sidra El gaitero, una de las más antiguas de Asturias y que junto a otras muchas bodegas (Llagares) del municipio es visitable. La playa de Rodiles – icono del surf -, la aldea de Sietes con sus antiguos hórreos, o el Camino de Santiago, son otros lugares de interés para el turista que visita este rincón de la Comarca de la Sidra.

image

Conjunto monástico de Valdediós

17 Km en coche Zona de Interes

Dedicado al Salvador y conocido popularmente como el “Conventín”, este pequeño templo presenta planta basilical de tres naves, mucho más alta la central que las laterales; cabecera con tres capillas de testero recto –la central dedicada al Salvador, las otras a Santiago Zebedeo y Juan Bautista- sobre las que se elevan otras tantas cámaras ciegas; un pórtico occidental integrado por un vestíbulo y dos pequeñas estancias a las que se accede por unos arcos muy bajos y que parece tenían un carácter penitencial. Se completa el conjunto con la Capilla de los obispos y un pórtico, adosados uno y otro al costado meridional de la iglesia.

El Monasterio de Valdediós fue fundado el 27 de noviembre de 1200 por los reyes Alfonso IX de León y Berenguela de Castilla. En el valle se alzaba ya la iglesia conocida con el nombre de San Salvador, construida por Alfonso III el Magno (rey de Asturias) durante el siglo IX. Se trata de El Conventín, muy bien conservada, junto al monasterio, y considerada auténtica joya del arte prerrománico asturiano.

Los primeros monjes que habitaron este frondoso y verde valle asturiano lo bautizaron con el nombre de Valdediós, «Valle de Dios». En la actualidad lo ocupan frailes de la Comunidad San Juan. El monasterio atiende además una pequeña hospedería que da alojamiento a peregrinos que realizan el Camino de Santiago.

image

La ría de Villaviciosa

7 Km en coche Zona de Interes

La ría de Villaviciosa es uno los estuarios mejor conservados y de mayor valor ambiental de la costa Cantábrica. En base a la importancia de los procesos ecológicos que en él se desarrollan, este espacio ha consolidado su status de protección mediante la declaración de Reserva Natural Parcial en el año 1995, pasando a formar parte de la Red de Espacios Naturales Protegidos del Principado de Asturias. A nivel europeo, se ha reconocido su importancia mediante la declaración de Zona de Espacial Protección para las Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC), quedando incluido en la Red Natura 2000. Recientemente ha sido agregado a la Lista de Humedales de Importancia Internacional (RAMSAR).

Como consecuencia de su conexión permanente con el mar Cantábrico, la ría presenta una variada comunidad de peces. Su distribución se concentra, principalmente, en su desembocadura, si bien durante las pleamares y, en especial, durante los periodos de mareas vivas, se introducen aguas adentro. Algunas de las especies marinas más representativas son la lubina (Dicentrarchus labrax), la dorada (Sparus aurata) y el sargo (Diplodus sargus). Entre los peces planos destaca la solla (Pleuronectes platessa) o el lenguado (Solea solea). Otras especies, como la anguila (Anguilla anguilla) y varias especies de muiles (Mugil spp), se distribuyen a lo largo de todo el estuario al presentar un amplio rango de tolerancia a la salinidad.

La ría de Villaviciosa es, además, un lugar estratégico para el avituallamiento y descanso de miles de aves acuáticas que se desplazan a lo largo de una ruta migratoria conocida como “ruta del Atlántico Oriental”. Aquí encuentran la tranquilidad y el alimento que necesitan para continuar su migración hacia sus áreas de invernada en el sur peninsular o en el continente africano. Además, muchas de estas aves utilizan la ría como lugar de invernada, permaneciendo en el estuario hasta el final de este periodo o el comienzo de la primavera, cuando regresan al norte de Europa para reproducirse.

De entre todos los grupos de aves acuáticas que se encuentran presentes en este espacio, destaca el los limícolas. Estas aves se alimentan preferentemente durante las bajamares, rebuscando invertebrados en las llanuras fangosas. Zarapitos reales (Numenius arquata), archibebes comunes (Tringa totanus) y claros (Tringa nebularia), chorlitos grises (Pluvialis squatarola), chorlitejos grandes (Charadrius hiaticula) y correlimos comunes (Calidris alpina) son algunas de las especies más representativas del interior de la marisma. Otras, como el avefría europea (Vanellus vanellus), el chorlito dorado (Pluvialis apricaria) o el escaso alcaraván común (Burhinus oedicnemus), presentan hábitos más terrestres que las anteriores, eligiendo los terrenos reclamados a la marisma o “porreos”, con una baja o nula influencia estuarina, durante sus migraciones e invernada.

Si tienes vacaciones, entonces tienes un motivo. Nosotros tenemos el lugar.